Mensajes por correo del cartero

Cuando vivía con mis padres, el cartero llegaba en la mañana a la casa. Yo bajaba por la escalera para ver si había algo en el buzón para mí. Lo que esperaba, determinaba la rapidez en que bajaba. Si era de alguien que sentimentalmente me interesaba, bajaba con mucha prisa y precaución. Éramos seis hermanos y ya sabemos lo fastidiosos que pueden ser con el tema de los novios. Por eso la precaución, para no ser el blanco de las

Continue reading »